Volturno: Cafetera italiana

Si sos de los que disfrutan de un buen café, esta nota es para vos.

Se trata de una cafetera muy popular en Italia, España, Argentina y otros países, ya que técnicamente es capaz de preparar un espresso, pues el vapor de agua en su interior alcanza los 1,5 bares de presión, pero aun así su funcionamiento es muy sencillo.

 

Está compuesta por dos cuerpos con forma de tronco de pirámide octogonal. En el cuerpo inferior se vierte el agua y se coloca un pequeño cacillo con forma de embudo, donde se pone el café molido. Al calentar la cafetera, y por ende el agua, ésta asciende a la parte superior, infusionando el café por el camino. Para saber más sobre su funcionamiento pueden leer nuestra nota: ¿Cómo funciona una cafetera italiana?

Si bien existen en el mercado varias marcas nacionales como extranjeras, en particular vamos a revisar la marca de fabricación nacional Volturno.

1-Empaque

La cafetera Volturno se distribuye en un empaque de cartón austero, sin pintura. Impreso en color rojo, el logo, un dibujo y las instrucciones. Si bien no es digno de una exhibición, cumple con su función que es cuidar al producto que está en su interior. Dentro de la caja, la cafetera está envuelta en un papel blanco y eso es todo. (Click en la foto para agrandar)


2-Instrucciones

Las instrucciones están impresas en uno de los laterales de la caja. Si bien esto es práctico durante la emoción del primer uso, luego se vuelve inútil ya que la caja es rápidamente descartada. Hubiese sido muy recomendado incluir en el interior un folleto que permita conservarlo en el futuro. De todas formas hay que decir que el uso de este tipo de cafeteras es bastante sencillo.

 

3-Aspecto y materiales

El aspecto general es bueno, aunque un tanto rústico. Esto hace que se vea robusta, y lo es. El materiales utilizado, aluminio, no destaca como al acero inoxidable utilizado por su competidor marca Bialetti, pero puede verse un pulido interesante en el exterior y terminaciones sin rebabas. El interior está sin pulir, lo que a mi gusto dificulta un poco la asepsia, pero a favor debemos decir que solo colocaremos “agua”.

Cada una de las piezas encastra perfectamente en su lugar, es decir, el embudo portacafé dentro del recipiente inferior y el recipiente superior enrosca perfectamente en la parte inferior. Para enroscar la parte superior se necesitan 2 vueltas y media.

Como puede verse en la foto anterior, la parte superior lleva un filtro y junta los cuáles no deberían desarmarse a menos que dicha junta se deteriore con el tiempo. Esto lo comento porque el conjunto está colocado a presión y es probable que rompamos la junta al querer quitarla. Si esto sucede, la cafetera queda inoperativa; pero tranquilos, los repuestos se consiguen en el país.

La manija y el tirador de la tapa son de baquelita (un plástico duro como las asas de las antiguas ollas). ATENCION: Es muy tentador utilizar la manija para cerrar la cafetera con fuerza, pero esto no debe hacerse ya que podría romperse la manija. Para cerrar o abrir la cafetera, siempre debe tomarse por la parte superior e inferior con ambas manos.

4-Válvula de seguridad

Como dijimos al comienzo de la nota, la cafetera trabaja presurizada, es decir, por encima de la presión atmosférica; por este motivo incorpora una válvula de seguridad en el recipiente inferior que es donde depositamos el agua. Esta válvula a su vez sirve como marca de nivel cuando la cargamos con agua.

Por otro lado puede apreciarse una etiqueta con la marca Volturno en color negro en la parte central. También está grabada en bajo relieve.

5-Modo de uso y experiencia

Es una cafetera bastante simple de utilizar. Como todo artefacto, hay que conocerlo al principio y tendrá sus ventajas y desventajas si lo comparamos con otro tipo de cafetera.

Lo primero que debemos hacer con el primer uso y por un tema de asepsia (no está en las instrucciones) es llenarla con agua y un chorrito de vinagre y luego seguir las instrucciones como si estuviésemos preparando café. En el punto 2 de nuestra nota podrán ver las instrucciones las cuáles son realmente muy sencillas y no voy a repetir para no hacer tan extensa la nota. Lo que sí voy a describir son las sensaciones luego de varias experiencias. 

  • El café que se coloca en el embudo debe llegar al ras (no sobrepasarlo y no prensarlo). 
  • Qué café utilizar?. Como el recipiente porta café es limitado, la variedad o blend que se utilice debe se intensa, porque de lo contrario saldrá “lavado”. Cada uno buscará la que mejor se adapte a su paladar. Yo para todos los días utilizo café La Virginia o La Morenita (Argentina).
  • El agua debe llegar hasta por debajo de la válvula de seguridad. Luego, colocamos el embudo en el recipiente inferior, teniendo cuidado de que no quede café en los bordes porque esto podría perjudicar el correcto sellado. Luego hay que enroscar la parte superior sobre la infrerior, y apretarla bien recordando NO hacerlo desde la manija. Cuando digo apretarla bien no me refiero a hacerlo con todas sus fuerzas, ya que luego tendremos que desenroscarla. Aquí uno de los puntos flojos de esta cafetera: el sello entre las partes superior e inferior es una junta plana, lo que obliga a apretar bastante la rosca para que no pierda durante el calentamiento del agua. Yo hubiese utilizado otro tipo de cierre, como por ejemplo un oring o un sello cónico. Particularmente me ha costado bastante en ciertas ocasiones desenroscar las partes.
  • A diferencia de las cafeteras eléctricas, este tipo de cafeteras de aluminio no se pueden desatender, ya que sería peligroso que el recipiente inferior, ya vacío, continúe sobre el fuego. Sería como dejar una pava de aluminio vacía sobre el fuego. A fuego medio, el tiempo necesario para que el agua suba por completo al recipiente superior ronda los 5 minutos. Cuando en lugar de agua sólo salga vapor, entonces procederemos a apagar la hornalla. 
  • Otro aspecto importante a mencionar es el pico vertedor. Rápidamente se darán cuenta que al servir el café con la cafetera llena van a derramar una cantidad importante, pero que de la mitad para abajo esto ya no sucede. Si bien el pico es anti-goteo y cumple perfectamente con su función, cuando intentamos servir con la cafetera llena, el café hace tope en la pestaña de la tapa que cae sobre dicho pico. Esto produce una turbulencia y se va al demonio la prolijidad del vertido. La solución es inclinar muy poco la cafetera, al menos cuando ésta está llena. 
  • Para destacar tenemos el aroma y el cuerpo logrado en el café, que no lo da a mi parecer una cafetera eléctrica, de filtro o de émbolo. Este es el motivo principal por el cuál yo recomiendo la adquisición de una cafetera tipo italiana. 

 

6-Conclusiones

Luego de varios meses de uso, debo decir que la cafetera no decepciona. Es de origen nacional y esto nos “garantiza” la continuidad de los repuestos. Su aspecto es robusto y casi irrompible si cuidamos de no utilizar la manija para ajustar la parte superior. El poseedor de esta cafetera seguramente se la heredará a sus hijos.

En cuanto al café, que es lo más importante en una cafetera, realmente resalta su sabor, dando un aroma increíble y mejor cuerpo si lo comparamos con cualquier otro tipo de cafetera, a excepción de la express. 

En 5 minutos podemos tener listo café para 12 pocillos (o 6 tasas) en el modelo más grande. También existen modelos más pequeños.

Si tuviera que elegir un tipo de cafetera, seguramente volvería a elegir una Volturno o sumaría otros tamaños para poder preparar la cantidad justa de café.

 

Valoración final:

 

Esperamos tus comentarios!

 

Podes recomendar o seguir nuestros post:
 
2 Comentarios

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *